MANIFIESTO: DÍA CONTRA LA DISCRIMINACIÓN RACIAL 2022

Un año más la Mesa de Convivencia aprovecha la celebración del día Internacional contra la discriminación racial para seguir reivindicando la importancia de la implicación de la ciudadanía en la construcción de convivencias sostenibles y modelos sociales libres de violencia y odio.

Lamentablemente, estos días nuestra realidad se tiñe de confusión ante la cercanía de una guerra que nos hace recordar capítulos de nuestra historia que preferiríamos que no hubieran sucedido. En el SXX, vimos cómo después de años de tensión acumulada estallaba la segunda guerra mundial. Hoy en día, en pleno sigo XXI, vemos como las grandes potencias políticas y económicas replican esta lógica belicista y confrontativa que sigue exponiendo a la población a situaciones de crisis profunda.

Por suerte, las lógicas de las élites no son las lógicas de la población civil. Ante la violencia y el odio hemos visto olas de solidaridad ciudadana traspasando fronteras bajo múltiples formas, haciendo propio, desde la empatía el dolor de la ciudadanía ucraniana y demostrando como la auto organización y las redes de base son motor de convivencia y resistencia frente a las fronteras y el odio.

Desde la Mesa de Convivencia de Vallecas, siempre estaremos a favor de todas aquellas iniciativas que nazcan de lo comunitario, de la solidaridad y el apoyo mutuo, todas aquellas que demuestren que la óptica belicista, confrontativa y racista está muy alejada de lo que la población civil quiere y necesita. 

Ante un tiempo tan convulso nos encontramos lamentablemente, una vez más, con una cobertura mediática sesgada, oportunista y llena de prejuicios raciales que solo contribuyen a una construcción simplista de opiniones sobre los conflictos sociales y políticos que tienen una profundidad y un alcance mucho mayor. Obviando, generalmente además las raíces estructurales de los conflictos que afectan al mundo en su globalidad.

Por ello, consideramos fundamental el desarrollo del pensamiento crítico de la ciudadanía

Hoy en día es muy complejo pensar en qué medio de comunicación no tiene intereses previos, tanto sociales como económicos de cara a ofrecer una información. Por ello, entendemos que es importante generar espacios tanto de encuentro, de apoyo solidario, como de reflexión colectiva, en los que podamos pensar, repensar y dudar de lo pensado: para llegar a conclusiones colectivas, que permitan desplegar respuestas y estrategias que permitan profundizar en la convivencia; que pongan la vida en el centro, y las necesidades de las personas por encima de los intereses macro políticos y económicos.

Y es que, por supuesto que las/os niñas/os que han viajado solas/os, huyendo del conflicto ucraniano, necesitan de toda nuestra solidaridad y apoyo.  Pero también lo necesitan aquellos/as que viajen en soledad desde otras latitudes, y que son criminalizados y despersonalizados como “MENAS” de forma recurrente.

Evidentemente, tenemos una responsabilidad como sociedad ofreciendo asilo y refugio a las familias y personas que huyen de la guerra en Ucrania.  Pero no es menos cierto, que previo a este conflicto, España sigue siendo el país de la Unión Europea que menor tasa de asilo y refugio ofrece a los solicitantes, quedándose tan solo en un 5%. 

Desde la Mesa de Convivencia ponemos en valor un año más, la forma en la que la población y la ciudadanía participa y se implica haciendo política de la “buena”.

La que no atiende a fines partidistas, la que no divide ni profundiza en los discursos del odio y la discriminación.

La que analiza críticamente la realidad y ofrece respuestas colectivas y de cuidado frente a las necesidades y los problemas detectados.

Como Mesa, nos seguimos centrando en el objetivo de dar valor a los modelos de convivencia que suman, que reparan y construyen colectivamente.  Seguimos apostando por:

  • Seguir desarrollando estrategias que ayuden a la construcción de pensamiento crítico sobre el modelo dominante.
  • Favorecer espacios de encuentro, reflexión y convivencia en los que las experiencias positivas vividas desmonten los discursos impuestos externamente centrados en la discriminación y el odio.
  • La defensa de la necesidad de contar con recursos suficientes para garantizar los servicios públicos y el acceso a ellos por todas las personas, sin discriminaciones.
  • Políticas adecuadas, de rentas, vivienda, cuidado de los espacios públicos, que cubran las necesidades reales y que reduzcan la marginalidad, la pobreza y la criminalización de la población más vulnerable.
  • Respeto, y promoción de las libertades fundamentales de las personas y de los Derechos Humanos.

Desde la Mesa de Convivencia seguimos creyendo que nuestra diversidad es nuestra riqueza y es el punto de partida para la construcción de una sociedad más justa, basada en valores y formas de relación que puedan superar el pensamiento único y discriminatorio perpetuador de desigualdades.

La CONVIVENCIA Y LA INTERCULTURALIDAD no es solo un horizonte posible, sino imprescindible. Por ello, desde la Mesa de Convivencia seguiremos trabajando para alcanzarlo, desde el acercamiento, el conocimiento, la comunicación y el deseo de vivir auténticamente en comunidad, por muy incierto que sea el contexto.

Seguimos caminando en la defensa de Vallekas como territorio de convivencia

Te invitamos y esperamos que te sumes a construir con nosotras barrios sin fronteras

Al alumnado de Vallecas le importa la convivencia

El Informe sobre la Convivencia en Centros de Educación Secundaria sigue vivo. Ayer trabajamos con 80 adolescentes del Puente de Vallecas, contrastando las conclusiones y enriqueciendo los resultados en torno a los problemas de convivencia y sus causas. Teniendo en cuenta que la encuesta se ha hecho de manera aleatoria en el año 2019, las voces que se oyeron ayer han sido de personas distintas. Se hicieron propuestas para mejorar la Convivencia, en una tarde muy enriquecedora, pudimos comprobar que tienen MUCHO que decir y que estos espacios de expresión son esenciales.

Queremos poner en valor la importancia de la participación de este sector adolescente de la población, al que no siempre se presta atención o no se les dedica el tiempo que necesita

Agradecemos al IES Vallecas Magerit por ofrecer sus instalaciones para llevar a cabo el Encuentro y también a todas las entidades, Institutos y UFIL que acudieron. Pero sobre todo a los grupos, algunos acompañados desde las entidades, y otros que vinieron por su propio pie, porque el tema les interesaba y han sido muy activos en toda la dinámica realizada.

¡Que cunda el ejemplo!

Convivencia en Centros de Educación Secundaria

La Mesa de Convivencia llevamos un tiempo realizando trabajos de análisis en diversos ámbitos. Uno de los equipos activos es la Comisión de Educación, que, a través de dos encuestas, ha logrado hacer partícipes 15 centros educativos en este trabajo de campo y su transformación en este producto, que consideramos de gran interés.

Recientemente, el 19 de mayo, tuvimos la oportunidad de presentar el informe a varios centros participantes. El encuentro ha superado nuestras expectativas. Quedan abiertas puertas y ventanas para seguir hablando, debatiendo y reflexionando sobre la convivencia en los centros educativos, y proponiendo ideas nuevas para acercarse a los barrios sin fronteras que plantea nuestra Mesa.

Aquí tienes el informe:

25 DE MAYO, un día para recordar la deuda histórica que tenemos con el continente africano

El 25 de mayo se celebra desde 1963 el DÍA DE ÁFRICA, que conmemora la fundación de la Organización para la Unidad Africana (OUA). Organización que surgió para promover la unidad, la solidaridad de los estados africanos, erradicar el colonialismo y fomentar la cooperación internacional.

Nuestro amor especial por este continente se mezcla con rabia, necesidad de reparación, de justicia y de denuncia, porque siendo, conscientes de nuestros privilegios occidentales, y haciendo un reconocimiento a la memoria histórica es imposible hablar de África sin hablar de Colonialismo.

Esa etapa de la historia que, habiendo comenzado hace siglos, sigue extendiendo sus brazos por este continente y atravesando la realidad de su población. Es una etapa en la que se exterminó a gran parte de su población y se sometió a la restante, estableciendo un orden universal de opresión y poder del norte sobre el sur, que se mantiene hasta hoy.  

El colonialismo no ha terminado. Ha cambiado de formas disfrazando su rostro bajo tratados internacionales e intereses comerciales que siguen explotando y acabando con los recursos naturales de uno de los continentes más ricos de nuestro planeta.  Una manifestación de este absurdo son las fronteras trazadas a regla y escuadra, que dividen por países ignorando las comunidades. Se perpetua la pobreza, obligando a su población a emigrar y criminalizándola por ello.   Tenemos una deuda histórica con África, pasada y presente, y debemos comenzar a restaurarla.

Por ello, este día de África, no queríamos que fuese, una vez más solo nuestra voz, la de occidente la que se escuchase. Queríamos dejar el espacio de nuestra publicación mensual a uno de los chicos que participan en una de las entidades que componen la Mesa de Convivencia, que conoce África, la lleva en la piel, sufre el racismo, y conoce las consecuencias de lo que implica la acción occidental en su tierra:

“Soy Ariel Atouba y hoy quiero ser portavoz de mi continente. En primer lugar, agradezco esta oportunidad enorme de poder expresarme.

Antes de todo tenéis que saber que no todo es siempre lo que parece ser. Nací y viví en Camerún, África, durante años y no es como ven en las noticias Me enorgullece ser de donde soy, venir de dónde vengo y haber podido conocer este continente europeo del que tanto me hablaban.

Es importante no juzgar algo o a alguien que no conocemos, es importante seguir guardando una pizca de humanidad.

Con este mensaje no quiero hacer creer que en África no hay pobreza, claro que la hay como en todo el mundo, pero también hay riqueza.  Riqueza que no se ve porque los medios de comunicación no se concentran en ver la verdad, sino en ensuciar nuestro bonito continente.

Nosotros venimos o llegamos por condiciones extremas, es decir, por pocos recursos, por falta de dinero o en busca de una vida mejor. Pero se repiten tantas mentiras, que la realidad se pierde de vista: nos juzgan por nuestro aspecto, por los prejuicios y se olvidan de que hubo un tiempo que los europeos tuvieron que emigrar en busca de una vida mejor y se les recibió con los brazos abiertos.

Eso es lo que necesitamos.  No queremos robarle el trabajo a nadie. Sólo queremos salir adelante y sacar a nuestras familias de la miseria como todos y esa es la verdadera razón de porque hermanos míos, primos, primas, hermanas, madres hijas mueren cada día en el mar, sólo por querer una vida mejor y cuándo llegan (los que consiguen llegar) se encuentran con esto.”

“Esto” es una sociedad que mira África entre la lastima y el miedo al/la diferente. “Esto” es que después de salir de un continente saqueado por occidente, con recursos expropiados, gobiernos corruptos apoyados externamente, y guerras crueles, su cultura minusvalorada, se enfrentan a una sociedad racista y xenófoba que limita sus oportunidades y juzga que sus proyectos vitales se orienten hacia la supervivencia y la mejora de su calidad de vida.

Desde La Mesa de Convivencia, queremos construir una realidad diferente, en la que valoremos la riqueza cultural del continente africano, y nos dejemos permear por ella, sin apropiárnosla y sin criminalizarla. Pensamos que la sociedad debe reparar y acompañar la memoria histórica. Debe ser responsable, comprometida y diversa y permitir que toda su ciudadanía tenga oportunidades para disfrutar de los valores que defendemos y puedan vivir con dignidad.

Y para eso somos todas imprescindibles. Sigamos construyendo barrios sin fronteras.

¡Feliz día de África!

La literatura nos enseña a convivir

Este año, El 23 de abril, celebraremos una de las fechas más importantes para la cultura mundial, el día Internacional del Libro.Se conmemora este día porque “coinciden” los fallecimientos de Miguel de Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega.

El libro, como muestra cultural, como el intento de mantener en el tiempo para las generaciones venideras lo que es importante para las personas que ahora estamos aquí. Como herramienta para acceder a los conocimientos fundamentales, para entender nuestro entorno. Como arma liberadora de las sociedades.

Desde la Mesa de Convivencia creemos que la literatura, como una muestra más de la expresión de las culturas, es una buena excusa para el encuentro entre las personas.

La idea de la literatura es precisamente esa, el compartir con otras/os nuestra realidad y en ese proceso, descubrir lo desconocido o reconocer en el/la otro/a, lo común, lo diario de sus historias. Nos muestra que hay muchos más puntos en común que diferencias,  en la crianza, en las preocupaciones de la vida, en los sueños de futuro, etc.

En el mundo en el que vivimos es urgente ser consciente de que todas las personas que compartimos espacios tenemos motivaciones parecidas. Y por ello es imprescindible una educación intercultural. La educación es el pilar que construye personas críticas, empáticas y socialmente responsables. Será por tanto importante que todas las opciones culturales se vean representadas en ella. Y será también el espacio educativo el lugar perfecto para que existan esos intercambios culturales.

Vallekas, ese territorio formado a base de las personas que han ido llegando de lejos (Extremadura, Andalucía, las Castillas, Latinoamérica, Asia, África,…) también ha absorbido sus culturas. Desde la mesa de convivencia valoramos como una costumbre muy positiva la creación de los espacios de encuentro de todas estas diversidades.

Creemos que es importante darle valor a la cultura, a las letras, sin apellidos, dar peso a la que nace en los barrios. Apropiarnos de algo que las élites siempre han pretendido arrebatarle al pueblo.

Así como Paulo Freire decía, que la alfabetización no sólo era aprender a juntar sílabas, sino apoderarse de los procesos políticos y de la concientización de las personas sobre su papel en la sociedad en la que viven, Vallekas puede decir que ha dado lugar a una comunidad crítica, con dignidad y con herramientas para organizarse frente a sus necesidades. Y sobre todo, para enfrentarse con dignidad a los ataques constantes que viven sus vecinas y vecinos.

Asociaciones, grupos de trabajo, colectivos sociales y otra multitud de formas que se han ido buscando para facilitar el acceso a esa cultura, tanto de las vecinas que llevan más tiempo a través de clases de alfabetización, como de las nuevas, que han necesitado apoyo con el idioma. Sin duda, leer nos hará libres de actitudes fascistas y limitantes. Y esto en Vallekas se sabe.

Es imprescindible que no caigamos en despreciar a las culturas, o en categorizarlas por grados de importancia. Todas aportan, todas aportamos. No deberíamos caer en el error clasista de menospreciar tradiciones culturales por venir de otras experiencias históricas. En Vallekas ha ocurrido toda la vida con la cultura gitana, por ejemplo, siendo innegable la aportación clara en la identidad del barrio. Y ahora, con las que proceden de un poco más allá de nuestras fronteras (administrativas).

Vallekas tiene una cultura propia. Una literatura propia. Cuenta su historia. Sus costumbres, sus raíces,… Deberíamos estar orgullosas de ello, y potenciar que sean más y más culturas las que nos ayuden a hacer del barrio un lugar especial. Único en nuestra geografía. Y sobre todo, que evolucione como lo hace la comunidad.

Por ello, desde la Mesa de Convivencia seguiremos trabajando para alcanzarlo, desde el acercamiento, el conocimiento, la comunicación y el deseo de vivir auténticamente en comunidad, por muchas limitaciones que el contexto nos traiga.

Seguimos caminando en la defensa de  Vallekas como  territorio de convivencia

Te invitamos y esperamos que te sumes a construir con  nosotras barrios sin fronteras

Escribe, participa en narrar la vida y logra que la historia reconozca el protagonismo de quienes la construyen.

Ojalá algún día la literatura sea pandemia, y los pueblos se liberen de los opresores.

El racismo también es pandemia

El 21 de marzo se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. Desde la Mesa de Convivencia llevamos 18 años reivindicando y celebrando anualmente ese día, para que nuestro barrio logre el objetivo de combatir el racismo en todas sus manifestaciones.

Habitualmente en estas fechas buscamos la forma de llenar las calles, de generar actividades y momentos de encuentro y reflexión que ayuden al vecindario de Vallekas a reafirmarse en la defensa de su diversidad cultural como orgullo y potencial de cambio frente al estigma que habitualmente sufrimos como barrio. Con el estallido de la pandemia en Marzo del año pasado, esto se complejiza y nos obliga a revisar nuestras formas y buscar otros momentos y lugares para encontrarnos que no son los habituales ni los que marca el calendario.

Sin embargo, la pandemia no puede suponer nuestra parálisis, ni nuestro silencio. Menos que nunca en un año en el que los discursos de odio, los prejuicios raciales y las discriminaciones han encontrado en la COVID-19, un paraguas bajo el que multiplicarse y filtrarse de nuevo tanto en nuestros barrios como en nuestras redes, y desgraciadamente hacerse cada día más fuerte en las instituciones.

La criminalización de la población migrante y/o racializada entorno a la transmisión del virus y al empeoramiento de los datos sanitarios ha sido el denominador común mantenido por muchos medios de comunicación, figuras políticas y por determinados sectores de la población en las diversas etapas y crisis vividas desde que la pandemia llegó para transformar radicalmente nuestras formas de convivir y relacionarnos.

Ha sido excesivamente frecuente escuchar discursos que aludían  a patrones culturales “inadecuados”, falta de higiene e incumplimiento de  medidas sanitarias focalizados fundamentalmente en los barrios populares y obreros de nuestra comunidad en los que como sabemos se concentra un mayor volumen de diversidad cultural, como principales causas del aumento de casos.

Pocas veces en cambio hemos oído hacer referencia a las condiciones socioeconómicas de estos barrios que se sostienen bajo el abandono institucional y la criminalización de la pobreza. Poco hemos escuchado sobre el racismo estructural, sobre la precarización de los empleos de cuidados que mayormente ocupan las/os habitantes de estos barrios, en la mayoría de casos o son esenciales o de subsistencia y no les han permitido “quedarse en casa” mientras otros/as lo hacíamos. Empleos que frecuentemente obligan a recorrer la ciudad hasta los barrios de mayor poder adquisitivo en un transporte público limitado que no se ha reforzado.

Tampoco sobre las condiciones de habitabilidad de las viviendas, que debido al elevado coste de la misma implica que varias familias tengan que convivir en condiciones de hacinamiento en escasos metros cuadrados.  Y por supuesto tampoco de las causas que motivan y han motivado siempre los procesos migratorios, que parten de un sistema mundial basado en una visión etnocentrista que supedita el crecimiento económico de unos pocos sobre el bienestar y la sostenibilidad de muchos/as, especialmente de los países del sur.

Y finalmente, tampoco se habla de la otra realidad de nuestro barrio. Esa en la que la ciudadanía, el vecindario diverso y comprometido se ha movilizado para dar respuesta a las dificultades vividas. Esa que demuestra día a día que desde la inteligencia colectiva, el cuidado, y el entendimiento de la diversidad como potencial, el barrio es de quienes lo habitan y ningún obstáculo es insalvable. Desde la Mesa de Convivencia queremos reconocer y reforzar el esfuerzo hecho por los/as Vallecanos/as en este sentido durante los últimos meses.

En este día contra el racismo queremos por tanto hacer un reconocimiento a toda esa comunidad que no se ha creído los discursos de odio, y que desde la solidaridad ha combatido el racismo, la xenofobia y la desigualdad.

Sin embargo, sabemos y queremos denunciar que con esto no es suficiente. En consonancia con otras plataformas y redes que defienden los derechos humanos, seguimos y seguiremos reclamando políticas de igualdad, políticas sociales suficientes y justas que garanticen servicios públicos para todas y todos, y que aseguren la sostenibilidad de la vida independientemente de la procedencia, el color de piel o el lugar de residencia. Son los poderes públicos los que tienen que garantizar las bases para la convivencia que no puede darse sin el respeto y la defensa de los derechos humanos, la justicia social y una vida digna.

Desde la Mesa de Convivencia nos pronunciamos un año más a favor de políticas de las buenas, a todos los niveles (Distrito, Municipio, Comunidad de Madrid y Estado), que favorezcan de verdad la convivencia y comiencen a restaurar la deuda histórica que tenemos con la población migrante y/o racializada:

  • Recursos suficientes para garantizar los servicios públicos y el acceso a ellos por todas las personas, sin discriminaciones.
  • Medios de comunicación que traten con objetividad lo que pasa en la sociedad, que contribuyan a reducir los discursos de odio y xenófobos.
  • Políticas adecuadas, de rentas, vivienda, cuidado de los espacios públicos, que cubran las necesidades reales y que reduzcan la marginalidad, la pobreza y la criminalización de la población más vulnerable.
  • Respeto, y promoción de las libertades fundamentales de las personas y  de los Derechos Humanos.

Desde la Mesa de Convivencia seguimos creyendo que  nuestra diversidad es nuestra riqueza y es el punto de partida para la construcción de una sociedad más justa, basada en valores y formas de relación que puedan  superar la opresión, la dominación y la exclusión. La INTERCULTURALIDAD no es solo un horizonte posible, sino imprescindible.

Por ello, desde la Mesa de Convivencia seguiremos trabajando para alcanzarlo, desde el acercamiento, el conocimiento, la comunicación y el deseo de vivir auténticamente en comunidad, por muchas limitaciones que el contexto nos traiga.

Seguimos caminando en la defensa de  Vallekas como territorio de convivencia

Te invitamos y esperamos que te sumes a construir con nosotras barrios sin fronteras

20 de febrero: Día mundial de la Justicia Social

Nos hemos fijado en la introducción de una materia publicada por UNICEF, que puede explicar de manera más o menos clara lo que os queremos transmitir. Y dice:

“La justicia social se basa en la igualdad de oportunidades y en los derechos humanos, más allá del concepto tradicional de justicia legal. Está basada en la equidad y es imprescindible para que cada persona pueda desarrollar su máximo potencial y para una sociedad en paz”.

¿Nuestra percepción sobre si algo es justo es objetiva o depende de nuestra situación? Composición fotográfica del artista turco Uğur Gallenkuş, perteneciente a la serie «Mundos paralelos». La fotografía izquierda es original de Noorullah Shirzada y la derecha proviene de un banco de imágenes.

Como Mesa de Convivencia de un territorio como es el de Vallecas nos identificamos con esa idea y en este año 2021 queremos hacer referencia a algunas situaciones que estamos viviendo, para las que reclamamos vuestra atención. Hemos destacado tres:

La autonomía, libertad e igualdad, conceptos que están en la base de la definición de lo que son los Derechos Sociales, brillan por su ausencia en la vida de muchas personas de nuestros barrios donde la pobreza sigue estando a la orden del día. Prueba de ello es falta de cobertura de necesidades materiales, desde los alimentos al acceso a una vivienda digna.

En el ámbito de la educación la pandemia ha destapado una enorme desigualdad respecto a los medios para ejercer la enseñanza online. La llamada brecha digital ha puesto en evidencia la falta de igualdad de oportunidades, cuando un gran número de niñas y niños no tienen acceso a materiales adecuados, conexión a internet y el conocimiento mínimo para seguir las clases.

Nos parece fundamental mencionar los 4 meses y medio sin luz en la Cañada Real Galiana, que toca un sector perteneciente a Villa de Vallecas, con todas las consecuencias que conocemos sobre las familias que viven en la zona y especialmente sobre las niñas y niños.

Ponemos de manifiesto estas preocupaciones de nuestros barrios y seguiremos insistiendo sobre la obligación de las instituciones a todos los niveles de garantizar justicia social para todas las personas.

¿Es la alimentación un derecho?

Los derechos se reconocen y se garantizan. De no ser así, quedan en la teoría.

Durante el año 2020  hemos vivido y sufrido una experiencia de enorme sufrimiento, por la inseguridad alimentaria añadida a las circunstancias de la pandemia, estado de alarma y confinamiento. Desde la Mesa de Derechos Sociales del Foro Local de Puente de Vallecas se ha hecho un trabajo de contactar con todo tipo de colectivos y entidades que desde el mes de marzo se dedicaron a distribuir alimentos a las personas que lo necesitaban. Todo ello forma parte de un informe, que habla del DERECHO A LA ALIMENTACIÓN, las actuaciones de los Servicios Sociales antes y después de la pandemia y cómo ha sido todo este despliegue de solidaridad por parte de esta diversidad de iniciativas.

Nos ha parecido de interés dar difusión al informe, en su versión completa y a través de un artículo publicado en el periódico Vallecas Va.

Informe Derecho a la alimentación Mesa DDSS de Puente de Vallecas

Es urgente reconocer el Derecho a la Alimentación